El día que murió Paco Stanley


Description  |  598

Francisco Stanley Albaitero (Paco Stanley) fue un cómico y animador de televisión muy popular en México, quien murió asesinado el 7 de Junio de 1999 en la ciudad de México, poco después de haber concluido la emisión matutina de su programa.
Esta selección de imágenes corresponde a lo transmitido por los medios de comunicación, incluyendo TV Azteca, la televisora que en aquel entonces lo empleaba, durante el día de su asesinato.
El asesinato produjo gran nerviosismo en la ciudadanía al hacer patente que nadie, ni siquiera una figura del entretenimiento estaba libre de ser tocado por la inseguridad rampante. En aquel entonces, el gobierno de la ciudad de México era conducido por el opositor Cuauhtémoc Cárdenas.
El Distrito Federal había dejado de ser una oficina de la Presidencia de la República. El Partido Revolucionario Institucional (PRI) acumulaba ya más de 70 años de operar el poder presidencial en México, papel que cedería un año después al primer gobierno opositor, en la figura de Vicente Fox Quesada.
Era pues un momento de gran tensión política en que los actores políticos se jugaban todo.
El gobierno capitalino descubrió que Stanley había consumido cocaína y portaba una dosis personal de la droga, amén de contar con una credencial de funcionario de la Secretaría de Gobernación, que le autorizaba a portar armas.
En estas escenas aparece Mario Bezares, el patiño del cómico mexicano, el que tragaba todas las bromas, pesadas y no tanto, que el animador le hacía a cuadro.
A la postre, las investigaciones llevarían a concluir que Mario Bezares habría alertado a los perpetradores del crimen sobre la ubicación de Paco Stanley, para salvar su propia vida, ya que ambos estaban amenazados.
En el momento del asesinado, Bezares se quedó encerrado en los baños del restaurant.
Se especuló sobre las relaciones de Paco Stanley con el crimen organizado y supuestas cuentas pendientes con éste.
Mario Bezares, así como una edecán que trabajaba en el programa, Paola Durante, tuvieron que pasar varios meses en la cárcel. También un supuesto asesino material, El Cholo, pero todos ellos feron liberados.
Finalmente, se establecería que entre los probables asesinos intelectuales estaban los Hermanos Amezcua, quienes ya purgaban penas en prisión por delitos del narcotráfico.
Tal tesis nunca se expuso de forma concluyente. Tampoco se capturó a los asesinos materiales de Stanley y de un agente de seguros que cruzaba cerca del animador cuando lo últimaron.
Este video solamente compila lo acontecido el día del asesinato, con excepción de las declaraciones de Jorge Gil, que fueron de unos días después, al salir éste del hospital recuperándose de heridas en la pierna.